En las últimas décadas, el crecimiento del gasto sanitario ha ido en progresivo aumento año tras año. Este aumento se produce fundamentalmente por un crecimiento de la demanda sanitaria y un incremento en el coste de los elementos que configuran la oferta.

Según el Informe Cronos, elaborado por Boston Consulting Group con el apoyo de Lilly, el tratamiento de las enfermedades crónicas supone alrededor del 75% del gasto del Sistema Nacional de Salud (SNS) y, si no se modifica el modelo de gestión actual, los recursos necesarios aumentarán un 45% en el año 2020, lo que sin duda será una situación insostenible.
Es evidente que en este escenario se hace necesario un cambio en el modelo de gestión y es aquí donde la gestión clínica debe ser la que alce la voz y dé un paso al frente.

Leer artículo completo en Cinco Días

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en este enlace si desea mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies