Aunque hasta el momento en España no se han observado casos de medicamentos falsificados que hayan llegado a pacientes a través del canal legal de dispensación, en otros países de la Unión Europea sí que se han detectado y suponen un riesgo para la salud de los pacientes. Por ello, la Comisión Europea en 2008 elaboró una propuesta legislativa con diversas medidas para proteger a los pacientes que se han ido poniendo en marcha en los últimos años para aumentar las garantías de los principios activo que se utilizan en la fabricación de medicamentos, reforzar la integridad de cadena de distribución de medicamentos, identificar los sitios web legales para adquirir medicamentos y, ahora, la verificación de la autenticidad del medicamento comprobando los dispositivos de seguridad incluidos en cada envase del medicamento en el momento de la dispensación.

Ver noticia completa en ITUser

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en este enlace si desea mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies